Rapido y Sencillo!!! en solo sengundos , puedes registrate
y ser parte de esta comunidad virtual..
Porque Amamos la Republica Dominicana!!!!
UNETE!!!!!!!!!

SI NO ESTAS REGISTRADO NO PODRAS VER LA MAYORIA DE NUESTROS FOROS!!

Amo Dominicana

No estás conectado. Conéctate o registrate

Haiti, los daños colaterales y la insolidaridad

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 2.]

1 Haiti, los daños colaterales y la insolidaridad el Miér Ene 20, 2010 5:27 pm

tontonette 00


Tropicalizado
Tropicalizado
Me perece interesante abrir un espacio en donde podamos opinar sobre aspectos relacionados con Haiti, el terremoto, su historia y demas "daños colaterales".
Es interesante reservar cada espacio para debatir, informar y buscar soluciones sin que con ellos "dañemos" el fondo de la question.
Terremoto en Haiti y RD, deberia de informar sobre lo que sucede directamente con el fenómeno. Ayuda a Haiti sobre como ayudar, donativos, cuentas, iniciativas, etc.

Y todo lo relacionado con otros temas tan interesantes, como intereses generados historicamente, intereses de los gobiernos, politicos, corrupciones pasadas, presentes y futuras etc. podrian tener este lugar para debatir, denunciar, etc.

Inicio » Especiales, Opinión, Vicky Peláez
¿Bush en Haití?, una bofetada a la tragedia

"Donde quiera que haya un duelo, estaré de parte del que cae (Juan José Arreola)

Recurrir a Bill Clinton y a George W. Bush para que ayuden en la tragedia de Haití, es ignorar el daño que ocasionaron ambos líderes a este país sufrido y constituye uno de los actos más cínicos del presidente Barack Obama. Fue precisamente en 1991 cuando el gobierno de George Bush (padre) apoyó el golpe de Estado contra el legítimo presidente populista Jean - Bertrand Arístide por sus intentos de retornarle a su pueblo la dignidad, a través de suaves reformas socioeconómicas que fueron percibidas por Washington como una sublevación contra el neoliberalismo globalizado. Sin embargo, la resistencia de los haitianos obligó al gobierno norteamericano, ya bajo la presidencia de Bill Clinton, a mandar a sus marines para reinstalar a Arístide en el poder en 1994. Pero para castigar su desobediencia al plan económico neoliberal impuesto por los EE.UU.,que los haitianos denominaban “plan de la muerte”, Clinton declaró el embargo económico para estrangular al país, donde más del 80 por ciento de la población vivía en la pobreza, de los cuales 54 por ciento sobrevivían con menos de un dólar al día.

George W. Bush (hijo), fue inclusive más lejos cuando Arístide, que fue reelegido, trató en el 2004 de crear los comités populares y formar un sistema de Defensa Civil para prevenir las tragedias humanas durante los desastres nacionales como el terremoto que ha devastado al país, la semana pasada. Esta iniciativa fue percibida por los halcones de Bush como un ‘intento comunista que peligraría los intereses nacionales norteamericanas’. En seguida reactivaron los escuadrones de la muerte que desestabilizaron al país y dieron un pretexto a los Estados Unidos para detener y deportar a Arístide, con el cuento que había renunciado. Tras de esto impusieron presidentes lacayos y lograron que las Naciones Unidas manden soldados para ocupar y administrar el país de acuerdo a los intereses de las trasnacionales.

Las grandes potencias occidentales nunca perdonaron que Haití haya sido el primer país negro independiente, ni que haya expulsando a los franceses en 1804, a pesar de la ayuda que les dio Thomas Jefferson, quien temía que “la rebelión de 500,000 esclavos en Haití daría estímulo a los esclavos en Norteamérica”. En venganza de su liberación, los franceses obligaron a Haití a pagar una indemnización que en el dinero de hoy sería 28 mil millones de dólares, lo que llevó a este país, entonces el más rico de América Latina, al desastre. Al irse los franceses, los estadounidenses se “interesaron” por la riqueza del país: el azúcar. En 1915 lo invadieron y permanecieron allí hasta 1934, tiempo en que se produjo la deforestación y el desastre medioambiental. En ese tiempo el secretario naval Franklin D. Roosevelt, el que sería en el futuro presidente de los Estados Unidos, escribió la constitución de Haití.

En realidad cada presidente norteamericano hizo algo para arruinar más a este país. Ronald Reagan favoreció a los criadores de chanchos estadounidenses y ordenó a Haití a destruir sus 400,000 cerdos, bajo el pretexto de la gripe porcina cuya presencia nunca fue comprobada. Bill Clinton hizo destruir la producción de arroz y ahora Barack Obama les promete 100 millones de dólares de los 500 millones embargados por Clinton, ¡como ayuda desinteresada!. Es más ha enviado 10,000 marines armados en vez de rescatistas y médicos. El Fondo Monetario Internacional les promete 100 millones de dólares de préstamo con intereses.

Hoy Obama se burla de Haití y del mundo, encargándole la terea de ayuda a Geore W. Bush, el presidente que miraba desde un avión, tras el huracán Katrina, cómo morían los afroamericanos en Nueva Orleans."

Saludos.

Ver perfil de usuario

9arkb0y


Tropicalizado
Tropicalizado
la verdad que mientras ayude..poco me importa que sea bush,blair o asnar..siempre y cuando ayuden..unos de los problemas que tenemos muchos es que aun existiendo tragedias de este tipo no dejamos nuestras diferencias fuera.

y te lo digo que soy anti-bush total! pero si quiere ayudar pues bienvenido sea..
ya habra tiempo de ponernos el traje politico y criticarles ademas como el hay muchos que van solo a hacerse la foto cargando laticas de habichuelas.

ya llegara el tiempo de criticar si este puede o no puede ir a ayudar..ahora lo que necesita el pueblo es ayuda y mucha voluntad. seguro que bush o clinton estan ayudando mas que la periodista que hace esas criticas.
>>>>>>>>>>>>>>>cuando el huracan george>>>>>>>>>>>>>>>
recuerdo que estaba en santo domingo y paso de lleno por la capital,justo en frente de casa teniamos unos vecinos que nos odiabamos a muerte(lo tipico en dominicana)..bueno, el techo se les fue a tomar por c*>X^ imaginar lo que es pasar un huracan con vientos de hasta 200km/h y todos mojados.
al final les ayudamos y sus niños durmieron en mi casa..(>cuando hay tragedias las diferencias a tomar viento...porque eso mismo nos pudo Haber pasado a nosotros..).
es la opinion de la periodista y la respeto pero no la comparto....


...ta luego!


_________________
Ver perfil de usuario

tontonette 00


Tropicalizado
Tropicalizado
Pablo escribió:la verdad que mientras ayude..poco me importa que sea bush,blair o asnar..siempre y cuando ayuden..unos de los problemas que tenemos muchos es que aun existiendo tragedias de este tipo no dejamos nuestras diferencias fuera.

y te lo digo que soy anti-bush total! pero si quiere ayudar pues bienvenido sea..
ya habra tiempo de ponernos el traje politico y criticarles ademas como el hay muchos que van solo a hacerse la foto cargando laticas de habichuelas.

ya llegara el tiempo de criticar si este puede o no puede ir a ayudar..ahora lo que necesita el pueblo es ayuda y mucha voluntad. seguro que bush o clinton estan ayudando mas que la periodista que hace esas criticas.
>>>>>>>>>>>>>>>cuando el huracan george>>>>>>>>>>>>>>>
recuerdo que estaba en santo domingo y paso de lleno por la capital,justo en frente de casa teniamos unos vecinos que nos odiabamos a muerte(lo tipico en dominicana)..bueno, el techo se les fue a tomar por c*>X^ imaginar lo que es pasar un huracan con vientos de hasta 200km/h y todos mojados.
al final les ayudamos y sus niños durmieron en mi casa..(>cuando hay tragedias las diferencias a tomar viento...porque eso mismo nos pudo Haber pasado a nosotros..).
es la opinion de la periodista y la respeto pero no la comparto....


...ta luego!

Hace dias que vengo manteniendo que ES HORA DE SOLIDARIDAD, lo cual no quita para poder opiniar y criticar lo que no se considera correcto.
La historia enseña y se repite, cuando uno quiere poner las cosas en su sitio a "toro pasado", eso ya no tiene remedio.
Hay que parar las ansias intervencionistas de los USA, de sus marines, de sus ex-agresores, de sus adinerados. Francia, Cuba, Venezuela, Bolivia, etc. tambien critican ese afan intervencionista de la mayor potencia mundial.

Por otra parte hay que saber diferenciar entre las acciones humanitarias de los pueblos, de los vecinos, de los compañeros, de las organizaciones no gubernamentales de la de los gobiernos y de los intereses de los poderosos.
El ejemplo de tu familia no sirve en este comentario, eso es un acto solidario, lo otro, es una actitud hipócrita e interesada.

Saludos.

Ver perfil de usuario

tontonette 00


Tropicalizado
Tropicalizado
Inicio » Opinión, Angel Guerra Cabrera
Haití: primera ocupación militar del poder “inteligente”

Tomado de La Jornada, de México


"Estados Unidos se ha aprovechado de la más reciente tragedia haitiana para implantarse militarmente en el país caribeño por largo tiempo. Así se veía venir desde que Washington anunció el envío de una magnitud de medios bélicos a la sufrida nación más propios de una invasión armada que de una operación humanitaria. Subrayando las tácticas del poder inteligente en la era de Obama el ablandamiento artillero -por ahora- lo hace la televisión, que pasa imágenes dantescas del sufrimiento de los haitianos, separándolas de su contexto social y político, como si no se debieran principalmente a una historia de despojo y atropello imperial de siglos. Las imágenes no hacen más que sacar a flote un cuadro humano apocalíptico que, aunque ahora agravado, ya existía antes del sismo.

Mientras las terribles tomas televisivas movilizan una ola de solidaridad internacional nunca vista la ocupación militar marcha viento en popa disfrazada de acción de socorro. Han llegado a Haití el súper portaviones Carl Vinson y su grupo de batalla, incluidos tres buques de desembarco anfibio y dos navíos lanzamisiles, barcos y helicópteros de la Guardia Costera, una unidad de elite de 2000 “marines”, 3 500 soldados de la 82 División Aerotransportada -la misma que actuó en las invasiones de República Dominicana, Granada y Panamá-; en fin, según anuncia el Pentágono están por arribar entre 9000 y 10 000 militares de Estados Unidos.

El aeropuerto y el tráfico aéreo están bajo el control de su Fuerza Aérea y sus militares han desplazado a un segundo plano a las fuerzas de Naciones Unidas, a cuyo comando no se subordinan. Surgen protestas de Francia, Brasil, Venezuela y la Caricom, cuyos aviones no reciben permiso de aterrizaje de los yanquis. El formidable despliegue bélico está lejos de ser temporal, ha llegado para quedarse como lo confirman las gráficas declaraciones de la señora Clinton en su visita a Haití y las del vocero del Departamento de Estado Philip Crowley: “vamos a permanecer allí a largo plazo…”, e igualmente las del general Douglas Frazer, jefe del Comando Sur, a cargo de la “ayuda”, extensamente reproducidas por el académico canadiense y experto en geoestrategia Michell Chossudovsky en su artículo “La militarización de la ayuda de emergencia a Haití: ¿es una operación humanitaria o una invasión?”, publicado en el sitio web Global Research.

Chossudovsky afirma que “esta renovada presencia militar estadunidense en Haití será utilizada para establecer un punto de apoyo en el país y también persigue los objetivos estratégicos y geopolíticos de Estados Unidos en la Cuenca del Caribe, que están en gran medida dirigidos contra Cuba y Venezuela”.

Cuba ha mantenido una brigada médica en el país caribeño durante once años, que en el momento del terremoto atendía pacientes en 227 de las 237 comunas, apoyada con recursos de alta tecnología aportados por Venezuela. En universidades cubanas se han formado 548 médicos haitianos; con sus colegas cubanos hacen una fuerza de unos mil integrantes, que ahora realiza su labor principalmente en Puerto Príncipe.

Mientras el cuello de botella en el aeropuerto no permite que llegue la ayuda los hospitales de campaña cubanos han atendido a cientos de haitianos y operado decenas. Cuba desarrolla otros programas de cooperación, también sin costo alguno para Haití, entre ellos uno de alfabetización. Venezuela le suministra petróleo en condiciones muy favorables a través de Petrocaribe basándose en los principios de solidaridad de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba).

Esto es lo que molesta a Estados Unidos, que ha sido incapaz de otra cosa en Haití que de saquearlo inmisericordemente apoyándose en sucesivas intervenciones militares desde principios del siglo XX. Al igual que en Honduras, Washington busca yugular allí acciones como las de Cuba y Venezuela que permitan a sus habitantes ponerse por sí mismos sobre sus pies.

Haití fue el primer gran faro revolucionario de la libertad del mundo colonial, ocupó en el siglo XIX el lugar que tocó a Cuba en el XX. Las viejas potencias coloniales y Estados Unidos le han estado haciendo pagar la osadía de su gran revolución social, la primera antiesclavista triunfante de la historia, precursora de la independencia de América Latina.

Washington no va a hacer nada por la libertad y el bienestar de los haitianos. Vivir para ver."

Pues eso, que vivir para vivir.

Saludos.

Ver perfil de usuario

tontonette 00


Tropicalizado
Tropicalizado
Tropas de EE.UU. conminan a los periodistas a abandonar el aeropuerto de Haití
Los militares estadounidenses no dan explicaciones y sólo indican que es una disposición que afecta a toda la prensa internacional presente en el campamento del aeródromo
"
Puerto Príncipe. (EFE).- Soldados de Estados Unidos conminaron hoy a los periodistas extranjeros a abandonar el aeropuerto de la capital haitiana antes de las 08.00 hora local (13.00 GMT), informaron periodistas españoles instalados en el campamento del aeródromo de Puerto Príncipe.

Alrededor de las 17.00 horas (23.00 GMT), tres soldados del Ejército estadounidense informaron a los periodistas de que debían abandonar el campamento sin dar explicaciones, a pesar de los requerimientos de los informadores, según afirmó Cristina Sánchez, enviada especial de Radio Nacional de España.

Los militares estadounidenses indicaron que era una disposición que afectaba a toda la prensa internacional presente en el campamento, donde tienen su base las agencias humanitarias internacionales que han llegado a Puerto Príncipe tras el terremoto del pasado martes.

Los informadores españoles instalados en el campamento explicaron a Efe que ya han realizado las gestiones pertinentes ante el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) para contarles lo sucedido.

La portavoz de la AECID, Virginia Castrejana, explicó que el secretario de Estado de Cooperación para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, ha sido informado del asunto y se ha puesto en contacto con la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah).

La Minustah tiene encomendada junto a las tropas de EEUU el control de estos campamentos, situados en un área anexa a las pistas de aterrizaje. Castejana ha explicado que de Laiglesia tiene previsto mañana mantener una reunión con el primer ministro, Jean Max Bellerive, y podría incluso reunirse con el presidente de Haití, René Préval, con quien trataría este asunto, así como el embajador de EEUU en Haití, Ken Merten. Para la AECID es una "prioridad" solucionar este asunto, según indicó Castrejana.
"

Sera, posiblemente, una medida para que la prensa no cuente algunas de los acontecimientos que protagonizaran los marines USA.

Saludos.

Ver perfil de usuario

9arkb0y


Tropicalizado
Tropicalizado
es el pueblo de haiti quien tiene que decidir si o no a la ayuda norteamericana..
gastar energia en que si son sus marines o su poder imperialista(EEUU) me parece ahora mismo fuera de lugar..
y lo digo por la situacion que esta pasando haiti...ta luego y fin de mi parte en este post...abrazos.


_________________
Ver perfil de usuario

Imanol


Tropicalizado
Tropicalizado
Pablo escribió:es el pueblo de haiti quien tiene que decidir si o no a la ayuda norteamericana..


Si o no a la INVASIÓN, no ayuda (supongo es un lapsus, ¿quién va a decir no a que le ayuden?)

Ver perfil de usuario

tontonette 00


Tropicalizado
Tropicalizado
Aqui tenemos más datos sobre " LA AYUDA":

El Pentágono está en Haití

El Ejército de Estados Unidos ya controla las calles de Puerto Príncipe. El desembarco de los good boys como se llaman los unos a los otros ha sido paulatino, primero en el aeropuerto y el puerto y después repartiendo ayuda con los helicópteros a zonas inaccesibles del país. Pero la misión humanitaria ha dado paso a otro tipo de controles y misiones.

Los militares estadounidenses ordenaron ayer el desalojo inmediato de todos los periodistas internacionales de la zona de acampada dentro del aeropuerto donde los reporteros compartían espacio con los cooperantes. El miércoles a las cinco de la tarde, hora haitiana, un soldado se acercó tienda por tienda a comunicar a los medios de comunicación que a las cinco de la mañana del día siguiente todo el mundo tenía que estar fuera.

Sin libertad de movimientos
El secretario de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, visitó por la noche el campamento español para comunicarles que el Gobierno haitiano había dejado el control del aeropuerto a EEUU y que la Armada estadounidense necesitaba todas las instalaciones.

Aún así, De Laiglesia aseguró que España y también la UE habían presentado una queja formal contra EEUU y habían exigido libertad de movimiento para sus ciudadanos. Algo que ayer era imposible. A primera hora de la mañana, la puerta del aeropuerto estaba controlada por los soldados estadounidenses, y una vez que se salía advertían que había que llevarse todo consigo porque no se iba a poder entrar.

“Los próximos a los que van a echar vamos a ser nosotros”, predecía un cooperante español, al ver a los jóvenes soldados desplegados por todo el campo del aeródromo. “Out, out!”, gritaban los soldados, protegidos del fuerte sol con gafas oscuras a cualquiera que quería volver al aeropuerto.

Cuando se les pedía salir para volver a entrar en dos horas y recoger las cosas, el responsable de la puerta respondía que sí. “Pregunta por mí. Hick es tu hombre”, decía señalándose el nombre escrito en el uniforme. Pero al intentar regresar, Hick ya no está, y hay que empezar de nuevo las negociaciones con otro soldado.

16.000 soldados de EEUU
EEUU anunció ayer que ya están de camino a Haití otros 4.000 soldados más, con lo que el número total ascenderá a 16.000. Y su despliegue no se limita al aeropuerto. Barcos militares estadounidenses patrullan las aguas haitianas, cercando la isla para impedir un éxodo masivo. Los buques se alejan de la costa por la noche para impedir que los que intentan huir les aborden solicitando auxilio.

En las calles de Puerto Príncipe, los uniformes de camuflaje se mezclan con la miseria de las chabolas y de los edificios derruidos. El edificio de la televisión de Haití también fue tomado por un grupo de soldados estadounidenses. Además, la presencia de los soldados con sus enormes vehículos militares ha empeorado aún más el tráfico. Circular 200 metros en coche en algunos tramos puede llevar más de una hora. Ayer, en una de las glorietas de la ciudad, la policía haitiana, cascos azules de Naciones Unidas, soldados de EEUU y un ciudadano occidental con la estética de miembro de Blackwater daban direcciones contradictorias entre sí a los desesperados conductores.

Al margen del despliegue militar, Unicef denunció ayer el “descontrol absoluto” en la salida de 140 menores del país después del terremoto. Julie Bergeron, jefa de protección de Unicef, afirmó a Público que han enviado personal al aeropuerto para impedir la salida de niños sin papeles.

“Al menos en una ocasión un menor ha salido del país porque la persona que se lo llevó se limitó a decir en el aeropuerto que era el hijo de su hermana muerta”, denunció Bergeron. Los 140 menores salieron de Haití los primeros días después del terremoto con el permiso del Gobierno haitiano, pero, según Unicef, en circunstancias no del todo claras.

(Con información de Pública, España)-Editado en CubaDebate.

Saludos.

Ver perfil de usuario

tontonette 00


Tropicalizado
Tropicalizado
Preocupación por los secuestros y los abusos de menores

• Varios orfanatos de Puerto Príncipe han sufrido asaltos tras recibir agua y comida
• Nadie sabe precisar en Haití cuántos niños han quedado huérfanos tras el
terremoto

DOYA NOAIN
PUERTO PRÍNCIPE / ENVIADA ESPECIAL
"Lovely Etienne sobrevivió al terremoto «por la gracia de Dios». Ahora hará falta algo más que intervención divina para que esta bella y desarrollada adolescente de 13 años salga indemne de la vida callejera en Haití tras el seísmo. Su padre no falleció en el temblor, pero no vive con la familia. Su madre se queda en casa, «sin hacer nada». Y ella deambula por las calles con su hermana Gina, de 10 años, y sus primos Edlon, de 12; Osnel, de 11 y la pequeña Onselande, que se esfuerza por hablar en francés para decir «ocho» riendo.
Los niños son, siempre, los más vulnerables y hoy, en Puerto Príncipe, corren el riesgo de serlo aún más. Aunque no hay cifras oficiales de los que han quedado huérfanos o se han separado de sus familias, incrementarán un problema de niños sin hogar que ya era vigente. «Antes manejábamos la cifra de 15.000 niños de la calle en orfanatos –explica Julie Bergeron, portavoz de Unicef– pero posiblemente era una cifra demasiado baja para la realidad».
En Haití, además, había antes del terremoto más de 200.000 de los conocidos como «niños trabajadores», menores que viven no con sus padres sino con familiares para trabajar y que son abandonados o descuidados por esos familiares, que dan prioridad a sus propios hijos.

ESFUERZOS / Tanto la agencia de la ONU para la infancia, las organizaciones no gubernamentales y comunitarias que se dedican a la protección de los menores y el Gobierno haitiano tienen problemas para saber con certeza lo que está pasando a los más desvalidos en las calles. Por ahora, han centrado sus esfuerzos tanto en organizar la distribución de ayuda a los orfanatos como en localizar a los niños que hayan quedado solos.
La distribución de ayuda es tarea urgente pero también complicada. En primer lugar, porque aunque el Gobierno reconoce legalmente 67 orfanatos, la cifra de locales que acogen niños es «infinita», según cuenta Jeanne B. Pierre, directora general del Instituto de Bienestar Social e Investigación (IBESR).
Pierre accede a hablar con el compromiso de que no haya preguntas sobre la situación del Gobierno, tan criticado. Reconoce que «la situación es grave». Pero está embarcada en un proceso en colaboración con Unicef y otras agencias para reevaluar qué orfanatos respetan los estándares mínimos para ser reconocidos y entrar en la lista de los receptores de ayuda. «En muchos faltan médicos, personal cualificado y personal…». Se detiene y busca una palabra que no tarda en llegar y asusta: «Falta personal fiable».
Hay otros retos también. Los orfanatos son identificados fácilmente como enclaves donde llega comida y agua y en alguno ha habido intentos de asalto. Muchos piden ya que los envíos de abastecimientos lleguen en camiones sin marcar y con escolta local. El miércoles por la noche, por ejemplo, un grupo de 20 hombres armados intentó robar en Maison de Lumiere, que alberga a 50 niños. Otro orfanato vecino con 135 menores ha sido asaltado ya varias veces y un tercero ha denunciado que entra gente para sacar agua de las reservas de los niños.

ABUSOS / La búsqueda de los menores desamparados es también un trabajo arduo. La unidad especial de la policía que se encarga de ello consta solo de 20 agentes en Puerto Príncipe, y aunque se ha incrementado la vigilancia, no se ha podido evitar que hayan aumentado los informes de abusos sexuales y violaciones. «Tememos que muchos más menores entrarán en las redes de prostitución», lamenta Bergeron, que insiste en que, pese a la colaboración internacional, «hay que dejar a los haitianos ser protagonistas de todo el trabajo que queda ahora por delante».
La alarmante situación ha desatado una ola internacional de interés por los niños haitianos, pero tanto Pierre, la directora general de IBESR, como Unicef piden cautela ante una oleada de adopciones internacionales aceleradas, quizá ilegales, y posiblemente también dañina para los niños. En Haití, a menudo familias pobres dejan a sus hijos en orfanatos pensando que cuando su situación mejore volverán a recogerlos.
Aunque Unicef ha desmentido a uno de sus representantes que desde Ginebra denunció el secuestro de 15 niños de un hospital, se admite que hay países que están intentando sacar del país a niños sin seguir todos los procedimientos legales. EEUU, que ha instalado una delegación de su embajada en el aeropuerto, echó de allí a dos enviados de la Unidad Especial para la Infancia de la policía que debían controlar que estuvieran en orden todos los papeles para la salida de los menores del país.
«Me inquieta un poco», dice Pierre. «Sé que la adopción es un proceso que puede llevar largo tiempo y el Gobierno va a intentar acortarlo y acelerar trámites en casos que estuvieran avanzados. Pero si hay países que se saltan nuestras leyes, el Gobierno tendrá que intervenir. Ya antes del terromoto teníamos este problema –continúa–. Mucha gente busca un niño para una familia, pero lo que habría que buscar es una familia para un niño»."

Muchos son y seran a corto, medio y largo plazo los "daños colaterales" que provocaran malestar y preocupación entre ciudadanos haitianos, comunidad internacional y los propios afectados.
Los niños, son uno de loc colectivos más vulnerables en todas las sociedades, pero en las menos desarrolladas y en las afectadas por este tipo de trágedias, lo son mucho más. Conoceremos enormes carencias en Haiti.

Saludos.

Ver perfil de usuario

Invitado


Invitado
Eduardo Galeano: Los pecados de Haití

servicios espacinsular
SANTO DOMINGO, 23 enero de 2010.- La democracia haitiana nació hace un ratito. En su breve tiempo de vida, esta criatura hambrienta y enferma no ha recibido más que bofetadas. Estaba recién nacida, en los días de fiesta de 1991, cuando fue asesinada por el cuartelazo del general Raoul Cedras. Tres años más tarde, resucitó. Después de haber puesto y sacado a tantos dictadores militares, Estados Unidos sacó y puso al presidente Jean-Bertrand Aristide, que había sido el primer gobernante electo por voto popular en toda la historia de Haití y que había tenido la loca ocurrencia de querer un país menos injusto.



El voto y el veto

Para borrar las huellas de la participación estadounidense en la dictadura carnicera del general Cedras, los infantes de marina se llevaron 160 mil páginas de los archivos secretos. Aristide regresó encadenado. Le dieron permiso para recuperar el gobierno, pero le prohibieron el poder. Su sucesor, René Préval, obtuvo casi el 90 por ciento de los votos, pero más poder que Préval tiene cualquier mandón de cuarta categoría del Fondo Monetario o del Banco Mundial, aunque el pueblo haitiano no lo haya elegido ni con un voto siquiera. Más que el voto, puede el veto. Veto a las reformas: cada vez que Préval, o alguno de sus ministros, pide créditos internacionales para dar pan a los hambrientos, letras a los analfabetos o tierra a los campesinos, no recibe respuesta, o le contestan ordenándole:
Recite la lección. Y como el gobierno haitiano no termina de aprender que hay que desmantelar los pocos servicios públicos que quedan, últimos pobres amparos para uno de los pueblos más desamparados del mundo, los profesores dan por perdido el examen.

La coartada demográfica

A fines del año pasado cuatro diputados alemanes visitaron Haití. No bien llegaron, la miseria del pueblo les golpeó los ojos. Entonces el embajador de Alemania les explicó, en Port-au-Prince, cuál es el problema:

Este es un país superpoblado -dijo-. La mujer haitiana siempre quiere, y el hombre haitiano siempre puede. Y se rió. Los diputados callaron. Esa noche, uno de ellos, Winfried Wolf, consultó las cifras. Y comprobó que Haití es, con El Salvador, el país más superpoblado de las Américas, pero está tan superpoblado como Alemania: tiene casi la misma cantidad de habitantes por quilómetro cuadrado.

En sus días en Haití, el diputado Wolf no sólo fue golpeado por la miseria: también fue deslumbrado por la capacidad de belleza de los pintores populares. Y llegó a la conclusión de que Haití está superpoblado... de artistas.

En realidad, la coartada demográfica es más o menos reciente. Hasta hace algunos años, las potencias occidentales hablaban más claro.

La tradición racista

Estados Unidos invadió Haití en 1915 y gobernó el país hasta 1934. Se retiró cuando logró sus dos objetivos: cobrar las deudas del City Bank y derogar el artículo constitucional que prohibía vender plantaciones a los extranjeros. Entonces Robert Lansing, secretario de Estado, justificó la larga y feroz ocupación militar explicando que la raza negra es incapaz de gobernarse a sí misma, que tiene "una tendencia inherente a la vida salvaje y una incapacidad física de civilización". Uno de los responsables de la invasión, William Philips, había incubado tiempo antes la sagaz idea: "Este es un pueblo inferior, incapaz de conservar la civilización que habían dejado los franceses".

Haití había sido la perla de la corona, la colonia más rica de Francia: una gran plantación de azúcar, con mano de obra esclava. En El espíritu de las leyes, Montesquieu lo había explicado sin pelos en la lengua: "El azúcar sería demasiado caro si no trabajaran los esclavos en su producción. Dichos esclavos son negros desde los pies hasta la cabeza y tienen la nariz tan aplastada que es casi imposible tenerles lástima. Resulta impensable que Dios, que es un ser muy sabio, haya puesto un alma, y sobre todo un alma buena, en un cuerpo enteramente negro".

En cambio, Dios había puesto un látigo en la mano del mayoral. Los esclavos no se distinguían por su voluntad de trabajo. Los negros eran esclavos por naturaleza y vagos también por naturaleza, y la naturaleza, cómplice del orden social, era obra de Dios: el esclavo debía servir al amo y el amo debía castigar al esclavo, que no mostraba el menor entusiasmo a la hora de cumplir con el designio divino. Karl von Linneo, contemporáneo de Montesquieu, había retratado al negro con precisión científica: "Vagabundo, perezoso, negligente, indolente y de costumbres disolutas". Más generosamente, otro contemporáneo, David Hume, había comprobado que el negro "puede desarrollar ciertas habilidades humanas, como el loro que habla algunas palabras".

La humillación imperdonable

En 1803 los negros de Haití propinaron tremenda paliza a las tropas de Napoleón Bonaparte, y Europa no perdonó jamás esta humillación infligida a la raza blanca. Haití fue el primer país libre de las Américas. Estados Unidos había conquistado antes su independencia, pero tenía medio millón de esclavos trabajando en las plantaciones de algodón y de tabaco. Jefferson, que era dueño de esclavos, decía que todos los hombres son iguales, pero también decía que los negros han sido, son y serán inferiores.

La bandera de los libres se alzó sobre las ruinas. La tierra haitiana había sido devastada por el monocultivo del azúcar y arrasada por las calamidades de la guerra contra Francia, y una tercera parte de la población había caído en el combate. Entonces empezó el bloqueo. La nación recién nacida fue condenada a la soledad. Nadie le compraba, nadie le vendía, nadie la reconocía.

El delito de la dignidad

Ni siquiera Simón Bolívar, que tan valiente supo ser, tuvo el coraje de firmar el reconocimiento diplomático del país negro. Bolívar había podido reiniciar su lucha por la independencia americana, cuando ya España lo había derrotado, gracias al apoyo de Haití. El gobierno haitiano le había entregado siete naves y muchas armas y soldados, con la única condición de que Bolívar liberara a los esclavos, una idea que al Libertador no se le había ocurrido. Bolívar cumplió con este compromiso, pero después de su victoria, cuando ya gobernaba la Gran Colombia, dio la espalda al país que lo había salvado. Y cuando convocó a las naciones americanas a la reunión de Panamá, no invitó a Haití pero invitó a Inglaterra.

Estados Unidos reconoció a Haití recién sesenta años después del fin de la guerra de independencia, mientras Etienne Serres, un genio francés de la anatomía, descubría en París que los negros son primitivos porque tienen poca distancia entre el ombligo y el pene. Para entonces, Haití ya estaba en manos de carniceras dictaduras militares, que destinaban los famélicos recursos del país al pago de la deuda francesa: Europa había impuesto a Haití la obligación de pagar a Francia una indemnización gigantesca, a modo de perdón por haber cometido el delito de la dignidad.

La historia del acoso contra Haití, que en nuestros días tiene dimensiones de tragedia, es también una historia del racismo en la civilización occidental.


--------------------------------------------------------------------------------

El autor de Las Venas Abiertas de América Latina asegura que la historia del acoso contra Haití, que en nuestros días tiene dimensiones de tragedia, es también una historia del racismo en la civilización occidental / Recuerda la invasión de EE.UU desde 1915 hasta 1934 justificando que la raza negra es incapaz de gobernarse a sí misma
.espacinsular.org/spip.php?article9371

Imanol


Tropicalizado
Tropicalizado
Aristide fue el mayor pecado de Haití desde la independencia, era realmente muy peligroso. En los 7 meses que lo dejaron gobernar en 1991 cometió todo tipo de maldades. Impuso un programa económico que, para escándalo de los norteamericanos, fue elogiado incluso por el Banco Mundial. El flujo de refugiados cayó en picado, ya que desapareció el terror político y mejoraron las perspectivas económicas. Y peor aún, logró equilibrar por primera vez las cuentas nacionales y reducir la burocracia del estado. Además logró que le adjudicaron 500 millones de dólares en préstamos internacionales. Estaba poniendo el país en pie por primera vez en el siglo XX, la primera vez que los haitianos pudieron gobernarse a sí mismos comenzaron a levantar el país en tiempo récord, y eso no se podía tolerar, iba a acabar con el mito de que Haití es pobre porque esos negros no saben gobernarse, y eso no podía ser, había que volver al orden natural de las cosas y eliminar a ese gobierno tan nefasto. Así, los Estados Unidos apoyaron un golpe que lo derrocó a los 7 meses de gobierno, instaurando un régimen de terror que hizo que el número de refugiados que buscaban las costas de Estados Unidos llegase a ser incontrolable, y por eso tuvieron que reinstalarlo, pero metido en una jaula, por algunos meses, y completamente maniatado.

Ver perfil de usuario

Frank Segura


SUPER!!!!!!
SUPER!!!!!!
Dejo aqui un articulo un tanto controversial, publicado en "el mundo"-

http://www.elmundo.es/america/2010/01/24/noticias/1264297080.html



Jacobo G. García | Puerto PríncipeActualizado domingo 24/01/2010 06:32 horas







El río «Masacre» separa la frontera entre República Dominicana y Haití. Un mugroso río que hoy sólo arrastra basura y plásticos en lugar de agua pero que recibe este nombre porque se trata uno de los escenarios principales del genocidio perpetrado por los soldados de Leónidas Trujillo contra los haitianos que vivían en República Dominicana.
A él se le atribuye la limpieza étnica emprendida contra los haitianos y con la que quiso «blanquear» Dominicana. Cuando el color de la piel no era suficiente para distinguir unos negros de otros los obligaba a pronunciar la palabra «perejil» lo que permitía diferenciar entre quienes eran francófonos (Haití) o hispanohablantes. Así perdieron la cabeza más de 20.000 haitianos, que sólo podían decir «peleyil»
Fue un episodio más de una tensa historia de persecuciones, matanzas y racismo entre dos naciones vecinas.
El río por el que diariamente intentan llegar a Dominicana de forma
ilegal decenas de haitianos huyendo de la miseria y que estos días ha
disparado su flujo se tiñó entonces de sangre. Los cadáveres obstruían
el río y miles de hombres murieron a machetazos y disparos de rifle.
La sangre goteaba de los carros que se llevan los cuerpos
explica el historiador Robert D.Crassweller autor de «Trujillo, la
trágica aventura del poder personal». Para indemnizar al país vecino por la matanza Trujillo pagó años después 27 dólares por muerto. Su delirio racial dio un paso mas allá cuando acordó con Franco la llegada de miles de agricultores llegados desde el interior de España a los que regaló títulos de propiedad para «blanquear» la raza.
Los tiempos cambian


Esta vez fue diferente. Cuando los 9.000 soldados
de la MINUSTAH (Misión de Naciones Unidas para Haití) no habían
aparecido, cuando la ayuda humanitaria se acumulaba en el aeropuerto de
Puerto Príncipe, los rescatistas de República Dominicana ya se metían bajo los escombros y comenzaban a sacar las primeras víctimas con vida.
También en República Dominicana se plantó el primer hospital, de ahí salieron los primeros camiones de ayuda y cuando esta se atoraba en la frontera por surrealistas trabas burocráticas, el propio presidente dominicano Leonel Fernández se presentó en la frontera para reprocharles la actitud y exigir que abrieran sin control alguno.
Además de ceder sus aeropuertos, también de Leonel Fernández surgió la iniciativa para condonar la deuda haitiana entre los países donantes, así como la constitución de un fondo de ayuda de 10.000 millones de dólares para cinco años, con el fin de llevar a cabo la reconstrucción del país.
Y es que la República Dominicana tiene mucho que ganar con este plan, ya que indirectamente está viéndose perjudicada por el terremoto.
Son miles las personas que han buscado refugio en la mitad oriental de
la isla y las autoridades están comenzando a tomar medidas para evitar
brotes de malaria.
Los haitianos son inmigrantes indeseados en la República Dominicana.
Aquí se emplean en los campos de azúcar y en la construcción haciendo
el trabajo sucio que desprecian los dominicanos, que con su tez mulata
miran por encima del hombro a los negros haitianos. Pero esta vez fue
diferente. Muy diferente.


_________________
APOYANOS!!!  
ACCEDE POR: http://www.livio.com/directorio/medios-de-comunicacion/periodicos/amo-dominicana-30616/
Ver perfil de usuario

tontonette 00


Tropicalizado
Tropicalizado
Frank escribió:Dejo aqui un articulo un tanto controversial, publicado en "el mundo"-

http://www.elmundo.es/america/2010/01/24/noticias/1264297080.html



Jacobo G. García | Puerto PríncipeActualizado domingo 24/01/2010 06:32 horas







El río «Masacre» separa la frontera entre República Dominicana y Haití. Un mugroso río que hoy sólo arrastra basura y plásticos en lugar de agua pero que recibe este nombre porque se trata uno de los escenarios principales del genocidio perpetrado por los soldados de Leónidas Trujillo contra los haitianos que vivían en República Dominicana.
A él se le atribuye la limpieza étnica emprendida contra los haitianos y con la que quiso «blanquear» Dominicana. Cuando el color de la piel no era suficiente para distinguir unos negros de otros los obligaba a pronunciar la palabra «perejil» lo que permitía diferenciar entre quienes eran francófonos (Haití) o hispanohablantes. Así perdieron la cabeza más de 20.000 haitianos, que sólo podían decir «peleyil»
Fue un episodio más de una tensa historia de persecuciones, matanzas y racismo entre dos naciones vecinas.
El río por el que diariamente intentan llegar a Dominicana de forma
ilegal decenas de haitianos huyendo de la miseria y que estos días ha
disparado su flujo se tiñó entonces de sangre. Los cadáveres obstruían
el río y miles de hombres murieron a machetazos y disparos de rifle.
La sangre goteaba de los carros que se llevan los cuerpos
explica el historiador Robert D.Crassweller autor de «Trujillo, la
trágica aventura del poder personal». Para indemnizar al país vecino por la matanza Trujillo pagó años después 27 dólares por muerto. Su delirio racial dio un paso mas allá cuando acordó con Franco la llegada de miles de agricultores llegados desde el interior de España a los que regaló títulos de propiedad para «blanquear» la raza.
Los tiempos cambian


Esta vez fue diferente. Cuando los 9.000 soldados
de la MINUSTAH (Misión de Naciones Unidas para Haití) no habían
aparecido, cuando la ayuda humanitaria se acumulaba en el aeropuerto de
Puerto Príncipe, los rescatistas de República Dominicana ya se metían bajo los escombros y comenzaban a sacar las primeras víctimas con vida.
También en República Dominicana se plantó el primer hospital, de ahí salieron los primeros camiones de ayuda y cuando esta se atoraba en la frontera por surrealistas trabas burocráticas, el propio presidente dominicano Leonel Fernández se presentó en la frontera para reprocharles la actitud y exigir que abrieran sin control alguno.
Además de ceder sus aeropuertos, también de Leonel Fernández surgió la iniciativa para condonar la deuda haitiana entre los países donantes, así como la constitución de un fondo de ayuda de 10.000 millones de dólares para cinco años, con el fin de llevar a cabo la reconstrucción del país.
Y es que la República Dominicana tiene mucho que ganar con este plan, ya que indirectamente está viéndose perjudicada por el terremoto.
Son miles las personas que han buscado refugio en la mitad oriental de
la isla y las autoridades están comenzando a tomar medidas para evitar
brotes de malaria.
Los haitianos son inmigrantes indeseados en la República Dominicana.
Aquí se emplean en los campos de azúcar y en la construcción haciendo
el trabajo sucio que desprecian los dominicanos, que con su tez mulata
miran por encima del hombro a los negros haitianos. Pero esta vez fue
diferente. Muy diferente.

Pues no se yo donde esta la controversia,
Realidad pura y dura.
Los acontecimientos historicos estan ahi. La realidad actual tambien.

Lo único controversial podria ser lo de que RD se esta viendo perjudicada por ls inmigración forzada de haitianos hacia RD, fruto de las heridas y de las ulas condiciones de vida en dignidad.
Pero a esto habria que contraponer los enormes beneficios que tanto los refugiados como, periodistas, militares, cooperantes, etc. estan dejando en los comercios, negocios, transportes, hoteles, etc.

Saludos.

Ver perfil de usuario

mala fe


Tropicalizado
Tropicalizado
No creo que RD tenga que cambiar ninguna historia.La historia esta ahi, ya esta escrita y no hay como cambiarla.Si Leonel ha estado haciendo todo lo posible porque Haiti salga de ese funesto momento,se debe a dos cosas.Primero, esta siendo solidario con un pais vecino.Segundo, a nosotros no nos combiene un Haiti desestabilizado ya que el flujo de inmigrantes haitianos aumentaria en proporciones incalculables y nuestro pais no esta en capacidad de albergar a tanta gente.Si bien la matanza indiscriminada de haitianos perpetrada por el satrapa Trujillo fue un acto de barbarie, tambien los del otro lado tendrian que cambiar la historia por las atrocidades cometidas durante la invacion que duro 22 anos.De manera pues, que aqui no hay que tratar de cambiar ninguna historia.Aqui lo que se debe hacer es "Borron y cuenta nueva"A vivir como lo que somos.dos paises hermanos que comparten una misma isla.
Sal pasee!!

Ver perfil de usuario

Imanol


Tropicalizado
Tropicalizado
Frank escribió:Dejo aqui un articulo un tanto controversial, publicado en "el mundo"-


El río «Masacre» separa la frontera entre República Dominicana y Haití. Un mugroso río que hoy sólo arrastra basura y plásticos en lugar de agua pero que recibe este nombre porque se trata uno de los escenarios principales del genocidio perpetrado por los soldados de Leónidas Trujillo contra los haitianos que vivían en República Dominicana.

Otro zoquete que se traga ese cuento... ¿Y antes de Trujillo no tenía nombre este río? ¿Quién le puso ese nombre, Trujillo? ¿Balaguer? Hay que ser un poco tarugo para creerse eso. El río Masacre se llama así desde el siglo 18, se lo pusieron los franceses al parecer debido a una masacre de bucaneros franceses por tropas españolas en el río en el 1728. Como sea, el río Masacre se ha llamado así por más dos siglos, y nada tiene que ver con la matanza de haitianos en 1937.

Ver perfil de usuario

Imanol


Tropicalizado
Tropicalizado
ElMundo escribió:
El río «Masacre» separa la frontera entre República Dominicana y Haití.

El río Masacre en aquel punto separa la RD de Haití, no la frontera. Una frontera no se separa.

ElMundo escribió:
Un mugroso río que hoy sólo arrastra basura y plásticos en lugar de agua

Como c*jo se puede arrastrar la basura sin agua...

ElMundo escribió:
pero que recibe este nombre porque se trata uno de los escenarios principales del genocidio perpetrado por los soldados de Leónidas Trujillo contra los haitianos que vivían en República Dominicana.

Recibe ese nombre por una masacre perpetrada por soldados españoles en el siglo 18.

ElMundo escribió:
A él se le atribuye la limpieza étnica emprendida contra los haitianos

¿Se le atribuye? ¿Hay alguna duda? ¿Alguien escribiría que el holocausto judío se le "atribuye" a Hitler?

ElMundo escribió:
y con la que quiso «blanquear» Dominicana.

Nadie sabe exactamente qué quiso con la matanza, pero seguramente no fue "blanquear" nada.

ElMundo escribió:
Fue un episodio más de una tensa historia de persecuciones, matanzas y racismo entre dos naciones vecinas.

No fue un episodio más, fue un caso aislado, y fuera de lo común en la historia de los dos países.

ElMundo escribió:
El río por el que diariamente intentan llegar a Dominicana de forma ilegal

No intentan llegar, sino que lo cruzan en ambas direcciones como han hecho durante siglos, sin que nadie diga ná.

ElMundo escribió:
decenas de haitianos huyendo de la miseria y que estos días ha disparado su flujo se tiñó entonces de sangre. Los cadáveres obstruían el río y miles de hombres murieron a machetazos y disparos de rifle.

Tiros de rifle no, porque Trujillo dio órdenes de matarlos a machetazos para que pareciera una venganza de la población. Si hubo tiros fueron pocos.


ElMundo escribió:
Los haitianos son inmigrantes indeseados en la República Dominicana.
Aquí se emplean en los campos de azúcar y en la construcción haciendo
el trabajo sucio que desprecian los dominicanos,

Entonces no son indeseados (y menos en los bateyes).

ElMundo escribió:
que con su tez mulata
miran por encima del hombro a los negros haitianos.

O sea, no hay negros en la RD, ni blancos, son todos mulatos...

Ver perfil de usuario

mala fe


Tropicalizado
Tropicalizado
Osea, que lo que hace Dominicana con Haiti no es mas que pagandoles por las muertes en el Massacre?
Y a nosotros quien nos paga?

shalutttt!!

Ver perfil de usuario

Imanol


Tropicalizado
Tropicalizado
mala fe escribió:Osea, que lo que hace Dominicana con Haiti no es mas que pagandoles por las muertes en el Massacre?
Y a nosotros quien nos paga?

Los norteamericanos, por supuesto, los únicos en los últimos 100 años que han invadido y masacrado gente en la República Dominicana, que yo sepa. Cuba al menos no me parece que lo hizo. Caamaño llegó a a calificar de "genocidio sin precedentes" algunas acciones de los norteamericanos en 1965. No sé cuáles serían las "rules of engagement" entonces, pero Caamaño describe los hechos así:

“De una forma sistemática, en horas de la mañana, las tropas estadounidenses intensificaron un ataque abierto por la parte norte, este y sur de la zona del gobierno constitucional. Esto ha sido un genocidio sin precedentes para la historia del país, contamos ante el momento 67 muertos entre hombres mujeres y niños y unos 165 heridos y aun faltan personas que deben estar muertas en sus casas, por las bombas de mortero”


Y en la invasión de 1916 fue peor aún por lo visto.

Así que ya sabes a quién le podéis cobrar.

Saludos.

Ver perfil de usuario

mala fe


Tropicalizado
Tropicalizado
Bueno,aunque tergiversaste mi pregunta,tienes razon.Que nos paguen los gringos.Nos deben mucha sangre.En eso estas en lo correcto.
Los gringos asesinaron a mucha gente valiosa en mi pais, asi como lo hicieron en CHile cuando Allende.Tienes mucha razon.
Ves que no siempre defiendo a los gringos?Cuando no tienen razon, no se la doy, pero no hago lo que haces tu mi querido amigo.Tu te ciegas y culas a los gringos de todo cuando aveces la culpa es de otros.Ahi radica la diferencia entre tu y yo.Yo no me ciego.Yo creo y sostengo que los americanos han cometido muschos excesos y abusos y aun los cometen.Pero no hago un juicio tan unilateral como lo haces tu buscando la mas minima excusa para hablar en detrimento de los americanos.

pero mi pregunta de quien nos paga, se referia a que nosotros no tenemos que hacer nada porque estamos en deuda con Haiti porque creo que Haiti tambien esta en deuda con nosotros por los crimenes cometidos durante la epoca de la ocupacion que hasta hoy nuestros abuelos nos cuentan lo que nuestros tatarabuelo les contaban.
Con esto quiero decir que nuestro gesto humanitario hacia Haiti, no es una forma de pagarles por lo que hizo Trujillo porque ambos paises tenemos deudas.Ahora me copias?

Ver perfil de usuario

Imanol


Tropicalizado
Tropicalizado
mala fe escribió:Tu te ciegas y culas a los gringos de todo cuando aveces la culpa es de otros.Ahi radica la diferencia entre tu y yo.Yo no me ciego.Yo creo y sostengo que los americanos han cometido muschos excesos y abusos y aun los cometen.Pero no hago un juicio tan unilateral como lo haces tu buscando la mas minima excusa para hablar en detrimento de los americanos.

Pues te equivocas. Te doy mil euros por cada referencia mía que descubras, en este foro y en cualquier otro, hablando "mal", como tú dices, de los "norteamericanos". Mil euros, si quieres lo subo a 10 mil. Por cada una. Cada vez que yo haya dicho algo negativo acerca de los norteamericanos. Te desafío a encontrar una sola referencia (excepto cosas que tenga que ver con el "gobierno" norteamericano, pero el gobierno norteamericano no son los norteamericanos).

Venga, a citarme. Diez mil euros por cada referencia negativa mía a los norteamericanos.

Ver perfil de usuario

mala fe


Tropicalizado
Tropicalizado
ya soy millonario.jeje

Ver perfil de usuario

Imanol


Tropicalizado
Tropicalizado
El mayor Smedley D. Butler fuen uno de los hombres clave de Estados Unidos en la ocupación de Haití durante 1915-1934, además del marino más condecorado en la historia de EEUU. Trabajó en muchísimos lugares sirviendo al gobierno de EEUU. Estas son sus palabras acerca de su rol todos estos años (ojo, no soy yo el que lo dice, es el mismo Butler):

“Durante 33 años y cuatro meses trabajé en el servicio militar activo de EE.UU., y durante tal periodo pasé mi tiempo sirviendo a Wall Street (el centro financiero de EE.UU.) y al mundo de los grandes negocios. Permitan que lo ponga más claro. Era como el gangster del capitalismo. Hice que México y muy en especial Tampico fuera un lugar seguro para las compañías de petróleo en 1914. Ayudé también a hacer de Haití y Cuba un lugar decente para que los chicos del Nacional City Bank, asegurándose que pudieran conseguir fondos que incrementaran sus beneficios. Fue con mi ayuda que pudimos someter y violar a media docena de países de Centro América a fin de beneficiar a Wall-Street. Ayudé a purificar Nicaragua de elementos peligrosos para la Internacional Banking House of Brown Brothers en 1902-1912. Facilité que la República Dominicana fuera un lugar preferente para los intereses de las compañías estadounidenses azucareras en 1916, y ayudé a hacer de Honduras el coto privado de las compañías estadounidenses fruteras en 1903. En China, aseguré en 1927 que los intereses de la Standard Oil no fueron molestados”

http://www.vnavarro.org/?p=3841

Quién quiera saber qué pensaba este señor sobre las guerras en general, y las de los EEUU en particular, quién con todas sus medallas (5 por "heroísmo") debería conocer mejor que nadie, lean su texto "War is a racket" aquí: http://www.ratical.org/ratville/CAH/warisaracket.html

Ver perfil de usuario

mala fe


Tropicalizado
Tropicalizado
Aun estoy esperando que me envies los euros que me debes.jeje

Ver perfil de usuario

Imanol


Tropicalizado
Tropicalizado
mala fe escribió:Aun estoy esperando que me envies los euros que me debes.jeje

Hasta ahora no has presentado una única cita mía. Por mis cuentas te debo de momento 0 euros.

Ver perfil de usuario

Invitado


Invitado
Para quienes se preguntan ..Qué quiere USA de Haiti..Por qué dudar de una ayuda desinteresada en un pais donde "no hay nada qué buscar"..?
Quizas encuentren en este articulo unas cuantas respuestas a esas interrogantes..

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=99818

03-02-2010



La nueva ofensiva imperialista en América Latina
La jugada del Caribe


Ana Esther Ceceña, Humberto Miranda, David Barrios, Rodrigo Yedra
Rebelión




Ay! Haití la negra, llorando está

Pablo Milanés

El 12 de enero de 2010 fue un día de mucha incertidumbre, pero también de muchas confirmaciones. Puerto Príncipe, lo más cercano a un centro urbano moderno en el país más pobre del hemisferio occidental, amaneció con un terremoto de 7 grados de intensidad que dejó al pueblo, al Presidente y al propio Dios sin casa, al derrumbarse incluso el Palacio Presidencial y la Catedral.

Ese pequeño pedazo de La Española, pionero en la sublevación independentista, se debate hoy entre una catástrofe económica que lo ha sumido en la pobreza y le ha cancelado la autosuficiencia alimentaria1, una catástrofe natural comparable a un bombardeo nuclear aunque sin efectos radioactivos, y una nueva ocupación que refuerza su condición de colonia.

La inmediata respuesta solidaria de la comunidad mundial enviando alimentos, medicinas y cobijas, se combinó con la presencia de médicos cubanos que desde hace 11 años trabajan apoyando al pueblo de Haití y que en estos momentos jugaron un papel central en la atención a las víctimas. Las difíciles condiciones del país, no obstante, no facilitaron la distribución rápida de la ayuda humanitaria, y los medios de comunicación, en cierta medida lidereados por la CNN, fueron colocando como sentido común la idea de una situación de creciente caos e ingobernabilidad, que justificaba la presencia militar no sólo de los integrantes de la MINUSTAH2, sobre terreno desde 2004, sino de nuevos contingentes de ¡tropas de asalto!

Si bien al inicio se había autorizado a la MINUSTAH colocar hasta 6.700 efectivos militares en Haití, ese tope fue incrementándose hasta alcanzar el 30 de noviembre de 2009 una cifra de 9.065 efectivos uniformados, incluidos 7.031 soldados3 y 2.034 policías4, apoyados por 488 funcionarios internacionales, 1.212 funcionarios nacionales y 214 voluntarios de la ONU. Esta Misión, con un presupuesto anual promedio de 600 millones de dólares, ha sido denunciada por la organización inglesa Save the Children (No one to turn on to, 2008) por las sistemáticas violaciones sexuales, maltrato o incitación a la prostitución de niñas y niños haitianos, además de ser denunciada por organizaciones de derechos humanos y misiones de observación de la sociedad civil por los atropellos que con toda impunidad se cometen en nombre del restablecimiento de la paz.

Fuerza supuestamente de paz compuesta por uniformados de muchos países, notoriamente latinoamericanos, la MINUSTAH ha sido repudiada desde un inicio por la población haitiana por tratarse de una imposición que conculca las facultades de autodeterminación y el ejercicio de una democracia plena en Haití, además de estar autorizada para reprimir a los haitianos hasta en caso de sospecha.5

Hoy, en una jugada muy audaz, es directamente el Comando Conjunto de Estados Unidos, a través del Comando Sur, quien se erige como autoridad suprema controlando movimientos aéreos, marinos y terrestres. La MINUSTAH y sus efectivos quedan bajo las órdenes de las divisiones del Comando Sur en virtud de la atención al desastre.

Nadie objeta estos movimientos del ajedrez del poder hegemónico que en muy pocas horas transformaron la geopolítica continental. La comunidad internacional parece haberse hecho cargo de Haití como si fuera un desierto sin capacidad de organización propia desde 2004, y mucho más ahora después del terremoto. La comunidad internacional parece aceptar que las disposiciones de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos son universales y que las tropas son necesarias para apaciguar a ese pueblo indómito.

Descartando la hipótesis de que el propio Estados Unidos haya provocado el terremoto,6 lo cierto es que unas horas después del desastre ya estaba en suelo haitiano la dramáticamente célebre 82 División Aerotransportada del ejército de Estados Unidos, responsable de las invasiones a Dominicana (1965), Granada (1983) y Panamá (1989), y, para el 26 de enero, el número de soldados que e movió hacia Haití, sumando los que hay en tierra y mar, asciende a 12,500.7 Nadie sabe a ciencia cierta qué función puedan estar cumpliendo los integrantes de una brigada netamente ofensiva, equipada con armamento sofisticado que incluye misiles, y con capacidad de neutralización y aniquilamiento de fuerzas vivas y la toma de territorios en muy breve plazo. Es decir, una fuerza de asalto de respuesta rápida. Habría sólo que recordar que en Granada y Panamá se trataba de operativos de invasión y ahora de uno, en principio, humanitario.

Dadas las circunstancias podría en verdad hablarse de una invasión limpia, al no necesitar despliegue de fuerza aérea y artillería para el bombardeo previo. El terremoto hizo el trabajo sucio, sin bajas para el invasor.

No hay mejor teatro de operaciones.

Estados Unidos desplegó eficientemente todo un operativo de guerra y se ha ocupado mucho más de controlar que de apoyar. Se hizo cargo de las comunicaciones controlando no sólo el aeropuerto sino todos los movimientos en las costas, al punto que el Vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, sostiene que Estados Unidos “…está aprovechando una desgracia terrible de un pueblo hermano para asentar presencia militar permanente, en una estrategia de militarización, de control en el continente”8, y el presidente Evo Morales está llamando a una reunión de las Naciones Unidas para detener la escalada. Pero ni la ONU está en condiciones de interpelar las decisiones interventoras de Estados Unidos, ni los halcones están en disposición de soltar la presa. El imperio ha tomado muy en serio la pérdida estratégica que han significado los procesos revolucionarios recientes en Latinoamérica.

Además del buque hospital USNS Comfort, con cerca de mil elementos de personal médico que curiosamente atienden sólo alrededor de 100 pacientes diarios, se colocó en las costas de Haití, que por la cercanía (74 km.) son también las costas de Cuba, un portaviones nuclear (USS Carl Vinson) y dos buques de asalto anfibio (USS Bataan, USS Nassau). Todas estas naves, en realidad, son bases militares itinerantes que complementan las posiciones en tierra y que otorgan una mayor versatilidad y flexibilidad a las redes de control militarizado.

De acuerdo con información oficial, se han creado oportunamente dos nuevas Fuerzas de Tarea:

El Comando Sur de Estados Unidos ha establecido la Fuerza de Tarea Conjunta- Haití (JTF-H) para observar los esfuerzos de ayuda de los militares de Estados Unidos en Haití y ha nombrado al Teniente General del Ejército de Estados Unidos Ken Keen9 como su comandante. Más de 20,000 militares norteamericanos, 23 navíos y más de 120 aviones están apoyando las operaciones para proveer ayuda y cuidado a más de tres millones de haitianos afectados por el terremoto del 12 de enero.10

La otra Fuerza de Tarea, la 48, tiene sede ni más ni menos que en Cuba, en la base de Guantánamo, y por ahora se ocupa de coordinar “…los activos de tierra y aire para entregar oportunamente la ayuda humanitaria a Haití” según Patricia Wolfe, comandante de la Fuerza, quien recuerda que:

El suministro oportuno de esta ayuda es sólo posible por la estrecha proximidad de la Base Naval de la Bahía de Guantánamo (GTMO) con el área afectada. GTMO es obviamente una posición clave para atender los requerimientos estratégicos en esta región. (http://www.navy.mil/search/display.asp?story_id=50733)

De manera que si esto no es una ofensiva de guerra contra Haití tal vez sí lo sea para sus vecinos. Las nuevas posiciones ocupadas no sólo rodean el Caribe sino que cortan el paso entre Cuba y Venezuela y, mediante triangulaciones con las bases de la zona crean condiciones de aislamiento para cada una de las islas caribeñas.

Cuba, por lo pronto, queda cubierta por todos los flancos.

Con estas dos nuevas Fuerzas de Tarea a partir del desastre, una con sede en Haití y otra ubicada en Guantánamo, se puede pensar que estamos en el inicio de una reorganización completa de la estrategia militar en esta región o, por lo menos, de una reorganización operativa con miras más ambiciosas que en el pasado, y preparando condiciones de intervención inmediata en cualquier situación y lugar que así lo requiera, desde su perspectiva, en el área.

Con las viejas y nuevas bases en Colombia, las potenciales bases en Panamá, Palmerola, Guantánamo, Aruba y Curaçao, Estados Unidos tiene una situación de total control de movimientos en la región caribeña, o amazónico-caribeña. México queda cercado en el Golfo y sometido por la Inciativa Mérida, y en coordinación con Colombia como parte del corredor de contención que Estados Unidos ha ido propiciando para detener los procesos de transformación en el continente.

Buena jugada! Haití queda ocupado, Cuba rodeada, la IV flota ondeando sus banderas en todo el Caribe y Venezuela acosada.

Pero en el Caribe no hay guerra. El Caribe es una zona de paz… y catástrofes.

Saludos..

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 2.]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.